VacúnateYa!

Entre la hípica y el fútbol. Una charla con 'Titín' Drago

Publicado: 2021-10-16
Roberto ‘Titín’ Drago (Lima, Perú, 1951), reconocido por su larga y sustancial trayectoria en el fútbol, es, además, un “hípico de toda la vida”. Actualmente, desde la conducción del programa Charlas de Cuarentena —el cual ha superado las cien ediciones—, ’Titín’ se mantiene vigente y, al mismo tiempo, transmitiendo, con su peculiar estilo y sentido del humor, la experiencia acumulada durante tantos años de carrera. Así, conversamos con él, a partir del eje hípica-fútbol, para explorar los diversos momentos de su vida; a continuación la provechosa entrevista, marcada por excepcionales anécdotas junto a su padre, el mítico ‘Tito’ Drago e historias privilegiadas vinculadas al Deportivo Municipal.

Comencemos hablando de tu infancia. Es sabido que creciste entre la hípica y el fútbol. ¿Cómo se forjó, desde tu niñez, la relación entre ambas?

Los primeros recuerdos que yo tengo de muy pequeño son más pegados a la hípica que al fútbol, porque ‘Tito’ me llevaba al stud de Carlos ‘Calquín’ Pianezzi, tío de ‘Lalo’ Pianezzi, preparador actual en Monterrico. ‘Tito’ me llevaba a su stud en el Hipódromo de San Felipe, cuando yo tenía tres o cuatro años. Yo tengo hasta una foto montado en un caballo que se llamaba ‘Destroyer’, un tordillo del stud de ellos, porque allí ‘Tito’ tenía un par de caballos en sociedad con mi padrino ‘Lucho’ Miranda. También iba a ver los aprontes con ‘Tito’ entre los tres y cinco años. Y a partir de los siete años, comienzo a tener recuerdos del fútbol, cuando ‘Tito’ me llevaba a los entrenamientos del Municipal de aquella época en el campo del entonces llamado Ministerio de Hacienda. Concretamente, los primeros recuerdos son más del Hipódromo, después ya me voy acercando más al fútbol y, hasta ahora, ambos caminan en paralelo.

Claro, y te has mantenido, siempre, ligado activamente a las dos. Ahora, siguiendo un poco más por el segundo, con respecto a los entrenamientos en los que acompañabas a ‘Tito’ en Municipal, ¿qué recuerdos tienes de aquellos momentos?

De los entrenamientos en aquella época, me acuerdo de alguna gente. El ‘Muni’ era uno de los mejores equipos del Perú, a finales de los cincuenta aproximadamente. Yo nací el 51’, por lo tanto te puedo decir que en esos momentos tenía 8 o 9 años. Los entrenamientos eran diferentes: tres pelotas, un preparador físico, dar vueltas a la cancha y partido. Eran otras épocas, imagínate, entrenamientos de los años cincuenta.

Te voy a contar una anécdota tremenda de estos años. Un día, mientras ellos entrenaban, yo estaba a un costado jugando, haciendo pataditas con ‘Luchín’, el hijo del tío Lucho ‘Arequipa’, famoso utilero del ‘Muni’. Me acuerdo que estábamos pateando y él se fue para un lado. De pronto, me quedé con la pelota y vino un “viejito”. Me llamó con la mano y me dijo “hazme gol” o “tira al arco”, no me acuerdo la frase exacta. Me tiraba la pelota y yo pateaba, ¡pum!, un pelotón que parecía de basket [risas], y en una de esas se dejó hacer gol. Me aplaudió y todo. Lo recuerdo siempre con su ‘gorrita’. Con el tiempo, supe, por versión de mi papá, de Montalvo y de Carrasco, que era Juan el ‘Mago’ Valdivieso, en ese momento entrenador del Municipal.



Qué increíble esa anécdota con el ‘Mago’ Valdivieso, histórico guardameta de Alianza Lima y de la selección peruana.
Histórico del arco peruano, un capo total. Con él tuve esta anécdota y, con el tiempo, me di cuenta de quién era. Esos son los recuerdos de los entrenamientos, que eran en las tardes, después acompañándolo al camarín a ‘Tito’, viendo los partidos del ‘Muni’, saliendo a la cancha con el equipo, luego me quedaba en la banca porque no habían tantos controles como ahora, no había suplentes tampoco. Así fui creciendo: con camarín, carreras, y entrenamientos. La vida me fue involucrando y dando el gusto por el fútbol y la hípica desde muy chiquito. A muchos chicos puedes llevarlos y simplemente no les gusta. Pero, a mí, en buena hora, me gustaron ambas, y he vivido feliz con eso toda la vida.
Esas épocas eran de un fútbol de gran calidad. De hecho, ese Municipal se caracterizaba por su juego exquisito.
A Municipal, ya desde esa época; en realidad, desde finales de los cuarenta, cuando salen los ‘Tres Gatitos’ -'Tito', ‘Vides’ y ‘Caricho’- le ponen ‘La Academia’. Por definición propia, era una escuela, enseñaban a jugar. Además, esto se relaciona con que, paralelamente, en Argentina, también había un equipo que tenía un juego vistoso: Racing. De ese equipo, que campeonó tres veces, se hereda ese juego fino y simpático. Ese cuadro, el de los ‘tres gatitos’, que yo lo viví de chiquito, con José Carrasco, Óscar Montalvo, José Azofra, ‘Tito’, Claudio Lostanau, Juan ‘Loco’ Seminario, Carlos Bravo, Mario ‘Foca’ Gonzales, Willy Fleming, el ‘Cholo’ Paredes -mira, los tengo acá como si jugarán ahorita- es un equipazo de fines de los cincuenta hasta, aproximadamente, el 62′. Esa es otra muy buena época del ‘Muni’, que yo la viví con diez u once años, edades en la que uno ya tiene un recuerdo más focalizado.
De los mejores momentos en la historia del ‘Muni’, con jugadores excepcionales como los que acabas de mencionar. Entonces, yendo un poco más hacía tu carrera futbolística, mientras aprendías viendo a estos ‘cracks’, empezaste a jugar en las divisiones menores de Universitario hasta que, en el año 1969, con 17 años, debutaste en la primera división con la ‘franja’. ¿Cómo fue esa experiencia del debut en un plantel con jugadores de gran trayectoria y con ‘Tito’ como entrenador?

Mira, en realidad, fue un poco diferente. No había, cómo se entiende ahora, divisiones menores; eso era muy poco. Yo estudiaba en el colegio Santa María y, en una promoción menor, estaba ‘Papi’ Pellny, hijo de don Miguel Pellny. Entonces, nos invitan a varios del Santa María a jugar un partido frente a los Infantiles de Universitario. Así se catalogaba: Juvenil, Infantil y Calichín. Nada más, y jugabas agrupado con dos o tres años. Y bueno, le ganamos a los Infantiles de Universitario, por lo que nos invitaron a quedarnos. Ahí se acopló Oblitas e hicimos un tránsito de un par de años, de Infantiles a Juveniles y, prácticamente, ya estábamos en reservas y el primer equipo de la ‘U’, que por esos años —67’, 68’— fue a Buenos Aires y sale campeón.

Entonces, al no haber sitio en la ‘U’, yo llegué a Municipal, que subió en el 68’, y había regresado ‘Tito’ junto a varios jugadores de peso como una especie de homenaje. Entrené el primer semestre y debuté en el segundo, contra Universitario en la segunda rueda. Perdimos 5-2, pero la ‘U’ tenía un equipazo. Jugaban José Fernández, Lucho La Fuente, Nicolás Fuentes, Lucho Cruzado, Roberto Challe, Víctor Calatayud, ‘Loco’ Casaretto, Percy Rojas, etc. Yo debuté contra ellos. Pero también, en Municipal, habían jugadores de mucho peso que integraban el plantel. Nos referenciaban bien, nos protegían futbolísticamente. Allí aprendí lo que significaba una lectura de partido, el respeto y los códigos. Cuando yo debuté, como te digo, de frente, había demasiada gente grande. No había sitio, en esa época menos, para atrevidos ni ‘faltosos’. Así aprendí a tener una línea en el fútbol.

Un aspecto que me parece interesante de lo que relatas es la noción de «lectura de partido», la cual aprendiste en aquel equipo. En ese contexto si bien el entrenador, que en este caso era ‘Tito’, tenía un rol fundamental, los futbolistas también tenían margen para ordenarse y, a partir de la interpretación de lo que acontecía en el juego, tomar distintas decisiones.

El porcentaje del entrenador siempre va a ser válido. Es más o es menos, depende del carisma y la credibilidad. Pero, en esas épocas, y después un poco en los setenta, no había tanta planificación, tantos vídeos, tantas cosas como para que el entrenador pueda tener un porcentaje mayor. Si a eso le sumas que, en ese Municipal, habían jugadores bastante mayores que yo, entonces uno capta sus enseñanzas en términos de una lectura de partido. ¿Qué significa esto? Ver cómo viene el ritmo del juego, por dónde llevar la pelota, cómo estar colocado, qué situación buscar, si apretar, retener o tirar largo.

Esto es la lectura de partido y tienes que captarla dentro de la cancha. Hasta ahora se habla, y eso no ha cambiado, que el entrenador realiza la lectura del partido y, después, vienen los replanteos, las instrucciones, los cambios de posiciones. Correcto, eso es de afuera, pero siempre tienes que tener a alguno, creo, que sea el «lector» del partido dentro de la cancha, para que lo que intenté transmitir el entrenador con un par de palabras, se realice en el campo. En esa época, jugando en primera algunos partidos, en el 69’ y 70’, con 17 y 18 años, yo tuve a Nemesio ‘Cochoy’ Mosquera y a José Carrasco que han sido para mí lo máximo en ese sentido. Y después, con el correr del tiempo, también tuve a dos un poquito mayores que yo: el ‘Flaco’ Verástegui y Fernando Cárdenas. Con esos cuatro yo aprendí muchísimo. Fueron, para mí, referentes.

Centrándonos en los referentes que te influenciaron, hace poco leí que, en tu trayectoria como futbolista, si bien has jugado con verdaderos ‘cracks’, el que más te marcó fue Hugo Sotil. ¿Cómo fue tu experiencia jugando tanto tiempo a su lado?

Con Hugo he jugado cinco años. Imagínate la cantidad de partidos juntos. Hemos jugado en la Selección, compartido habitaciones en concentraciones como en la gira de los tres continentes que duró casi tres meses. Ahí el ‘Cholo’ fue mi compañero de cuarto. Antes no se cambiaba, no es como ahora. También estuve con él en giras en provincias con el ‘Muni’. Entonces, la compenetración de amistad y en la cancha ha estado al máximo.

Puedo equivocarme, mi palabra no es la definitiva, he jugado con y he visto a ‘cracks’ nacionales como Teófilo Cubillas, Julio César Uribe, el ‘Ciego’ Oblitas, César Cueto, Percy Rojas, Lucho Cruzado, Roberto Challe, Ramón Mifflin, otros en otros puestos como Nicolás Fuentes, Héctor Chumpitaz, ‘Patrulla’ Barbadillo, pero con el ‘Cholo’ como nunca. Era el impromptu futbolístico. Donde menos pensabas que podía salir del apuro, salía. Invitaba a que lo adelantaran y el siempre terminaba adelantando a los jugadores rivales. Tenía un dominio impresionante. Yo le he visto partidos memorables al ‘Cholo’, jugando conmigo y también desde fuera. A mí me marcó mucho. Mi opinión personal es que, con todo el respeto, y pongo un gran lote, el ‘Cholo’ está ligeramente adelante.


A propósito del ‘Cholo’, hace unos meses, el Festival de Cine de Lima se inauguró con la transmisión de la película “Cholo” (1972). De lo mucho que se puede hablar del film, me pareció muy llamativa la escena del partido en el Estadio Nacional, que ‘Muni’, con una gran actuación suya, derrota 3-1 a Alianza.

Mira, esa fue una película que hizo Bernardo Batievsky en el 69’. Se demoraron en filmar algunas secuencias, participamos todos los integrantes del equipo como extras, en los entrenamientos en el Lawn Tennis. Habían escenas un poco armadas. La nota humorística en el libreto es que el ‘Cholo’ se va a probar, lo cual está lejos de la realidad, pero eso es en la película y el lado anecdótico. Pero a lo que voy es que, ese partido que tú mencionas, mucha gente cree que las escenas son armadas, que fueron editadas con algún programa, pero no, son naturales. Ese día el estadio estaba llenecito, como en varios partidos de ese año. Otro partido memorable fue contra la ‘U’, cuando mí gran amigo ‘HH’ -Humberto Horacio Ballesteros- terminó en la pista de atletismo. Visualiza en este momento un arquero en la pista de atletismo en el Estadio Nacional: eso no lo vas a ver nunca.

Esa temporada Municipal llenó estadios. Y el ‘Cholo’, verdaderamente, daba espectáculo con las tribunas colmadas. Con Hugo hemos vivido, también, otros grandes partidos. Con el combinado Muni-Alianza enfrentamos al Bayern Munich y el ‘Cholo’, junto a Cubillas, lo hicieron puré a Beckenbauer. En esos momentos, Franz Beckenbauer era palabra mayor en el mundo, un central espectacular. A Hugo también lo vi triunfar en el Camp Nou. Nos presentaron y jugamos frente al Barcelona en el cuadrangular Joan Gamper. Ahí están los archivos, ante noventa mil personas jugó el ‘Muni’. Yo era el capitán ese año. Nos ganó el Barcelona, con las justas, cinco a uno (risas).

A los dos días, se juega la final contra el Borussia Monchengladbach y el ‘Cholo’ los hizo puré a los alemanes, tanto así que, en el segundo tiempo, cuando marca un gol de zurda, la gente se para y le saca pañuelo. Ahí no estaba en la cancha, sino desde el borde, mirándolo con mucho orgullo. Entonces, todo esto avala que, para mí, el ‘Cholo’ es épico, puro talento, un impromptu hecho futbolista. Aprendí y disfruté mucho en esos cinco años en los que jugamos juntos.

Grandes recuerdos junto al ‘Cholo’. Ahora, es interesante que, al igual que tú, ‘Tito’ también haya enfrentado y derrotado al Bayern Munich en una gira internacional con el combinado ‘Muni’-Boys. Ahora sí, retomando el gusto por la hípica del ‘Maestro’, él contó en varias ocasiones que, en esos largos viajes, no desaprovechó la oportunidad para conocer los hipódromos.

Claro, él contaba sobre esas giras, que no solamente eran en Europa, sino también en, por ejemplo, Chile y Argentina, que son países hípicos. Las giras eran bastante diferentes. Por ejemplo, ahora en Copa Libertadores llega el equipo el día anterior, juega y ya está yendo por los calendarios. Antes había más espacio. En los días libres unos se iban al cine, otros al museo, otros a pasear, a comprar, pero otros, como Tito, se iban al Hipódromo. Esa gira de Municipal-Boys que tú me comentas debe ser entre el 59’ y 60’, con Marcos Calderón como entrenador y once jugadores de cada equipo. Hay muchas anécdotas hípicas de ‘Tito’. Unas magnificadas, que con el tiempo se fueron agrandando, pero hay un par de anécdotas que sí son ciertas.

Justamente a ese punto quería llegar. Me gustaría que nos cuentes algunas anécdotas de ‘Tito’ relacionadas a la hípica. Para las personas de mi edad —22 años—, estas historias no son muy conocidas.

El cariño de ‘Tito’ hacía los caballos lo tuvo, en algún momento, ‘Chemo’, lo tiene Claudio, pero él está afuera. Es diferente cuando ves un futbolista que jugó el sábado y, el domingo, está en el Hipódromo. Eso ya no se ve porque la época es diferente.

‘Tito’ con ‘Toto’ Terry, una vez coincidieron en el Hipódromo de San Felipe sin ponerse de acuerdo —esa es la versión que me dieron los dos—; los ‘botaron’ a los dos en un ‘Muni’-U, salieron y se fueron a las carreras. La distancia desde el Estadio Nacional hasta San Felipe era relativamente cerca, entonces gente que los vio ahí los ‘echaron’ y se armó la historia. Tito y Toto eran muy amigos, dos genios del fútbol e hípicos. Esa es una anécdota. Nunca se supo si los ‘botaron’ al propósito o no y que coincidieron casi juntos llegando al Hipódromo.

La otra que te voy a contar yo la he vivido, pero, al igual que la anécdota del ‘Mago’ Valdivieso que te comenté al principio, recién la entendí después de varios años. Sucede que un día, en un partido a estadio lleno Municipal-U, veo que ‘Tito’ sale lesionado —en esa época no había cambios— hasta el borde del campo y entra el tío ‘Arequipa’, que era el ‘utilero’, con una toalla, con el bolsón y el agua. Tito se echa al borde de la cancha, casi frente a la tribuna de occidente y, al rato, se acerca otro señor. Yo estaba en la banca, preocupado, mirando lo que había pasado. Tendría ocho años pues, y se acerca otro señor, que era ‘Toto’ Terry como para preguntar qué cosa había pasado, cómo estaba ‘Tito’. Lo que sucedía era que dentro del bolsón y la toalla había una radio a transistores y estaban escuchando el Clásico.

Coincidieron a escuchar el Clásico porque ellos dos -‘Tito’ y ‘Toto’ Terry- eran muy ‘patas’, desde la infancia, de Augusto Ferrando, sobre todo ‘Tito’. El papá de Augusto Ferrando era preparador, al igual que el papá de ‘Calquín’ Pianezzi. ‘Tito’, ‘Calquín’ y Augusto, en el Hipódromo de Santa Beatriz, terminaban los días en los studs peloteando y ‘mataperreando’. Entonces, Augusto, íntimo amigo de ‘Tito’, dijo que iba a avisar por la radio “bandera arriba, se va a correr el clásico”, y el utilero ‘Arequipa’, que estaba escuchando en la banca, metió un silbido, al darse cuenta, ‘Tito’ hizo que se lesionó y escucharon el Clásico. Corría un caballo de 'Tito', si no me equivoco, del Stud Los Titos. Ya después entendí. En su momento no pasó nada, era todo un show. Cuarenta y ocho mil personas en el estadio y ellos dos estaban escuchando la carrera. Mira el cariño que tendría 'Tito¡ por la hípica. Esa creo es la anécdota más grande, que ya después me la contaron y  la entendí.

La verdad que estas historias son buenísimas. Como bien dices, revelan el profundo amor y la pasión de ‘Tito’ por la hípica.  Eso me hace pensar en una  entrevista que 'Tito' le dio al recordado periodista Robalca, en la que mencionó que él lo introdujo a 'Pocho' Rospigliosi a la hípica. Me imagino que escuchar esas charlas hípicas de ‘Tito’ junto a ‘Pocho’ y Augusto Ferrando eran increíbles también.

‘Tito’, cuando recién se retira, en 1964 —a él le hacen la retirada oficial en 1969— se inaugura Ovación. 'Tito' es primo lejano de 'Pocho'. Había una relación familiar y amical, de muchos años, entre 'Tito', Augusto, 'Pocho' y 'Calquín'. Y Tito es fundador de Ovación. Y Augusto venía y hacían las “Charlas de Café”, tres en uno en Ovación y yo, con doce, trece, catorce años, los acompañaba. Entonces, ahí aprendes, escuchando uno aprende mucho. Comparando, viendo, midiendo.

Como te dije, el cariño de Tito por la hípica era muy grande. Él fundó un semanario hípico que se llamó Ojo Mágico. Yo tengo el ejemplar número uno, debe haber sido del 59’, porque ahí se leía “Monterrico nos espera”. Duró poco, porque para eso se necesita ser periodista de oficio e invertir. Pero creo que salieron, dos, tres, cuatro números. Lucho Quimper, un preparador actual, me regaló el original, porque su papá también era preparador. De la mayoría de los preparadores de hoy en Monterrico, sus papás fueron generacionales con 'Tito'. Sabino que ya murió, el papá de Lalo Hernández, de Armando Filipuzzi, los Pianezzi, el papá de Juan Suárez. Personas que, ahorita, si sobreviven, arriba de noventa o ya están descansando. 

Lo cual nos revela el lugar de la tradición en el ambiente hípico. Es una pasión que se transmite familiarmente. Esto se relaciona con el Deportivo Municipal, que, también, es un equipo distinguido por lo tradicional de su hinchada. No es un dato menor que 13 integrantes de la familia Drago hayan jugado por la ‘franja’. ¿Qué significa para ti ello?

Primero un orgullo, porque es un club vinculado familiarmente. Eso no lo va a cambiar nadie. Segundo, yo creo que debe ser un récord. Y, cuando uno tiene un récord, también se siente orgulloso. Ahora, habría que probarlo, sacar las planillas, lo cual es bien difícil. Pero en Municipal han jugado trece Drago y los contabilizamos. ‘Tito’, su hermano Carlos —el ‘Cura’, que fue por quien él debutó en primera—, su hermano Virgilio —que después se dedicó al basket—, su hermano Vicente —arquero, al que medio que lo vacilaban, que llegó a tapar dos o tres partidos—, yo, mi hermano Miguel, mi hermano Jaime —el ‘Diablo’—, mi primo Germán Leguía Drago, ‘Robertito’ mi hijo, ‘Nacho’, Elías que jugó en segunda, mi primo Raúl Gorriti Drago y mi primo Alba Drago, que jugó en reserva. Ahí están. Eso es un vínculo muy fuerte.

El ‘Muni’ es un club que despierta mucha simpatía porque la gente ve que no pierde la identidad pese a las malas rachas que tiene. Al igual que el Boys, aunque creo que un poquito más el ‘Muni’, son equipos de segunda opción de mayor hinchada. Esa es una frase que patenté. La gente se identifica, se solidariza y, por épocas, porque no puede ser permanentemente, el buen juego. A mí me ha tocado vivir buenos y malos momentos con el ‘Muni’. Jugar contra el Bayern, ir a jugar al Camp Nou, las giras de 'Tito' por todo el mundo, participar en campeonatos sudamericanos de clubes, ser el último campeón amateur. El ‘Muni’ también fue a la Copa Libertadores con mis hermanos, Franco Navarro,  Eduardo Malásquez, el ‘Chino’ Sato. Después, han tocado épocas duras, Municipal ha bajado, ha pasado por momentos económicamente muy difíciles. Es decir, alzas y bajas. El ‘Muni’ es un ascensor constante en emociones y sensaciones. Y siempre hemos permanecido con el cariño y el hinchaje. Mi nieto Cristóbal, el hijo de Roberto, ahora tiene doce y desde los cinco o seis años le encanta ir al estadio con la chompa del ‘Muni’. Eso muestra que ya se transmitió el amor por el ‘Muni’.

Así es. Y como se ha podido notar durante la entrevista, eres una persona con vivencias importantes, como jugador, entrenador, también he podido conocer tu faceta como formador en la Academia Tito Drago, además de que actualmente sigues llevando un programa en Gol Perú llamado Charlas de Cuarentena, en la que han pasado referentes del fútbol peruano ¿Cómo te sientes, al seguir aportando al fútbol, en este momento de tu vida?

Como tú lo mencionas, lo más importante es sentirse que estás aportando. Eso te hace vivir y superarte. Con los temas de los medios de comunicación, hay que tener máximo cuidado, superación constante. Te pongo todas las facetas juntas. Como formador, tenemos la Academia que en enero próximo cumple 50 años ininterrumpidos. Como entrenador, en la Liga de San Borja con el equipo de la Academia, en el Lawn Tennis en la Liga de Jesús María; en Copa Perú con Alianza Atlético; en Segunda, el título con Boys, en Primera con el ‘Muni’, en selecciones peruanas sub-17 y sub-20, asistente también en tres Copa América y tres Eliminatorias. Como futbolista, haber jugado con esa ‘mancha’ de los setenta. Es bien difícil encontrar tantos nombres. En algún momento de directivo, de comentarista de partidos. Mira todas las facetas que uno está tratando de resumir. Ahora, este programa —Charlas de Cuarentena— a mí me encanta, porque permite saber el origen de cada uno, las anécdotas, las vivencias, cómo jugaron, la parte humorística que nunca debe estar lejos. De nuevo, todas estas facetas, las resumimos en una sola: siguiendo lo que uno es. Hay un dicho que siempre lo decimos: “sonero, nunca dejes tu son”. Es decir, nunca dejes lo que eres y seguir siempre adelante.

Gracias por la entrevista, 'Titín'. Para culminar ¿qué podrías decirle a quiénes permanecen en la tradición de la hípica y el fútbol?

Que son tradiciones lindas, ricas en experiencias. Tú lo sabes porque también eres aficionado de la hípica. Cuando vas a la hípica, a los hípicos les encanta que les preguntes de fútbol y, a los futboleros, le encanta preguntar de hípica. Estas dos son tradiciones compatibles, emocionantes y llenas de pasión. Dicen que el fútbol es pasión; lo mismo la hípica. En ambas hay situaciones imprevistas. De pronto el caballo que te gusta o el que le apostaste no llegó como esperabas. “No, que partió mal”, “lo cruzaron”, «para la próxima”. En el fútbol: “no, que chocó en el palo”, “dominamos, pero el otro equipo atacó una vez”. Eso es incansable, se va repitiendo siempre, y eso es lo bonito.



Entrevista publicada originalmente en el portal Sudaca el 4 de octubre del 2021. 


Escrito por

Gianni Paolo

1998, Lima


Publicado en